Siluetaok honorio original

Ciudadano Descatalogado

Honorio Cardoso
El blog en Tribuna de Salamanca de Honorio Cardoso

Soria y Viggo

Una lectura automática del título podría conducir a creer que la columna de hoy va de establecer una conexión entre estos dos municipios españoles. Pues no sería acertado. 

En primer lugar, porque, a bote pronto, se me ocurre que son más las discordancias entre la ciudad gallega y la capital mesetaria que las afinidades. Y esto desde sus orígenes: de estirpe romana –vicus, aldea– la primera frente a la fundación prerromana  del castro arévaco numantino. Discordancias acentuadas en el presente. El municipio olívico goza de fuerza y entidad en todos los ámbitos sociales: foco de fuerte dinamismo económico (automovilístico, portuario y turístico) o sede cultural modernizadora  desde los tiempos de la movida viguesa que produjo un mitológico abanico de grupos musicales (de Aerolíneas Federales a Semen Up, con los eternos Golpes Bajos y Os Resentidos) a su prestigioso campus científico actual. Por el contrario, la ciudad del Duero conoce la decadencia y el olvido que arrancó con la expulsión de los judíos y enlaza con las actuales Administraciones públicas, forzando, en su momento, la creación de la reivindicativa plataforma Soria existe para frenar su invisibilidad.

 

En segundo lugar, porque no hay error tipográfico en el etiquetado inicial: hoy no se va a hablar de poblaciones, sino de dos sujetos, uno es ministro y el otro es actor: José Manuel Soria y Viggo Mortensen. Eso sí, tan alejados entre ellos como las ciudades arriba enunciadas. Uno es un tipo de cuidado, el otro se dedica a interpretar tipos y además, dicen las chicas, que constituye un tipo de los más ejemplares del espécimen varonil.

 

El ministro de Industria y Energía en sus apariciones públicas se presenta como un personaje imperturbable, parapetado tras una expresión  apesadumbrada y un sonsonete monótono y afligido. Pero, analizando  sus intervenciones a lo largo de esta legislatura mi conclusión es nítida: nos enfrentamos a un caradura, a un tipo con un rostro de cemento armado. Tengo  para mí que, por sí solo, constituye una burbuja inmobiliaria. Semejante afirmación no es gratuita y baste señalar la desastrosa política minera propugnada por este lumbrera y sus consecuencias para Castilla y León. Como considero al personal suficientemente ilustrado no voy a insistir y paso a indicar otros ejemplos.

 

Las prospecciones petrolíferas iniciadas por Repsol, cerca de Lanzarote y Fuerteventura (por cierto, ambas Reserva de la Biosfera), suscitaron una fuerte repulsa social y política materializada en movilizaciones y toma de posición de rechazo por las instituciones canarias (seis de los siete cabildos insulares y el Parlamento autonómico). Con el objeto de frenar el malestar y reducir las fuerzas opositoras, Soria se descolgó  –julio de 2014– señalando que el gobierno pensaba reformar la Ley de Hidrocarburos para imponer a la petrolera española un canon especial  (8%) a beneficio de la Hacienda canaria. El entonces presidente de la petrolera, Antonio Brufau, de inmediato dijo que nones y Soria no volvió a mentar la bicha. La duda es ¿se rajó ante el mandamás petrolero o era mentira?

 

Otro caso, con motivo de las artimañas de los directivos para el falseamiento informático de los motores Wolkswagen , el Ministro aseguró en la rueda de prensa de los viernes que el presidente del grupo alemán le había garantizado el programa de  inversiones previstas para las plantas españolas. El recién nombrado presidente del emporio automovilístico, Matthias Müller, tuvo que aclarar que todavía no existía un compromiso firme y que “la dirección del Grupo ha explicado que las inversiones están pendientes de que el Gobierne valide la concesión de ayudas públicas”. De lo que no hay duda es de quien manda.

 

Como tampoco hay duda de que el Real Decreto sobre autoconsumo eléctrico aprobado en el Consejo de Ministros del pasado 9 de octubre deja bien a las claras el omnímodo poder de las eléctricas españolas y sus jerarcas. La instalación de sistemas de paneles fotovoltaicos para consumo doméstico queda autorizado con una serie de condicionantes (gravamen sobre baterías, prohibición de acceso comunitario a la red, exclusión del balance neto, etc.) que perjudican a los ciudadanos y benefician descaradamente al oligopolio de las eléctricas. En el país europeo con más horas de sol queda implantado el impuesto al sol, vayan con ojo que próximamente lo pueden extender a las toallas playeras. Y no se pierdan la justificación de este sujeto: hay que entender la norma como “un impulso a las renovables”.

 

¿Es el Ministro Soria un inútil, un fulero o un chapucero? Pueden servirse Ustedes mismos, pero lo que resulta notorio es que problemas éticos no se los plantea jamás.

 

Ni inútil, ni fulero, ni chapucero y, desde luego, imbuido de una ética cabalmente humanística es el último tipo cinematográfico encarnado por Viggo Mortensen. Lejos de los hombres es una película de David Oelhoffenel, un, para mí, desconocido director. Una película que narra la peripecia de un maestro rural, al que encarna Viggo, un aldeano argelino, interpretado por Reda Kateb, y un paisaje hermoso y desolador, exigente en la hostilidad que emana y la complicidad que suscita, un paisaje insoslayable para el entendimiento de la historia. Una historia que va de dilemas éticos, complejos pero no abstractos, interrogativos, que nos fuerzan a responder y que se limita a describir que frente al desorden hay muchas respuestas posibles: sometimiento, indiferencia, ignorancia o rebeldía. Les aseguro que saldrán con desasosiego por las respuestas, pero también con emoción por la belleza del relato y con satisfacción por contemplar una obra bien hecha. Una obra sobre dilemas morales y repuestas éticas.

 

Todo muy alejado de las preocupaciones y actuaciones de un Ministro que sabe a quién debe servir, que los ciudadanos somos números y lo demás zarandajas.

 

(Y aunque, no venga a cuento, también  un filme alejado de las elucubraciones banales y vagas del último Woddy Allen. Sorry, si no lo digo reviento).

Comentarios

Jose 25/10/2015 18:21 #1
Este ministro tiene la cara, y el cerebro , de cemento armado.Castilla y León le importa un pimiento y solo le interesa prepara su salida del gobierno. Pronto le veremos presidiendo Iberdrola o similar.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: