P garcia 80x111 original

Buen ciudadano Canino

Pedro García

Educación y adiestramiento

 

Hoy hablaremos  de educación y adiestramiento.

Para hacer más fácil el proceso de  educación, debemos de haber realizado un buen trabajo de socialización.

Educación:

Independientemente de la raza del perro, y de que vaya a ser un perro de compañía o de trabajo, hay unos mínimos que el perro ha de aprender.

Cuanto más joven se empiece a enseñarle, mejor. Lo ideal, y en ciertos casos imprescindible, es que en cuanto entra en casa se dé comienzo a su socialización/educación, dependiendo del animal que hayamos  adquirido y de sus anteriores experiencias.

Como reglas generales, no se debe permitir el fallo o ni la desobediencia, ser más constantes que él, y no dar por finalizado un ejercicio hasta que no lo ha hecho correctamente. De lo contrario aprenderá que a veces puede salirse con la suya, y obedecerá solo cuando le interese.

Se deben usar órdenes cortas, preferiblemente de una sola sílaba, y que no lleven a confusión (no usar palabras muy parecidas para órdenes diferentes). Muchos adiestradores suelen usar el idioma alemán, pero para nuestras necesidades "domésticas" basta con usar cualquier palabra corta y de sonido claro. Y hablamos de perros, de modo que no uses pronombres (decir: siéntate, levántate, túmbate,... esto confunde al perro pues la última sílaba es siempre igual), por eso la utilización de los idiomas reseñados anteriormente (en caso de siéntate, sería SIT, túmbate-PLATZ€Ś y así con un numero determinado de ordenes).

La orden primera que deberíamos enseñar a nuestro perro es acudir a la llamada, muy frecuentemente soltamos al perro sin saber que el perro nos va a obedecer.

Se debe usar siempre la misma palabra como orden, para no confundirle. Es posible que obedezca voluntariamente, en ese caso hay que premiarle para fomentar esa obediencia. Si no obedece se puede y se debe  usar una cuerda larga y al tiempo que se le da la orden, se le atrae hasta nosotros, hasta que acabe entendiendo lo que se le exige.

Hacer sus necesidades en la calle

Siempre que se le descubra in fraganti ensuciando la casa, hay que cortar esa acción  inmediatamente. No sirve castigar ni reprender después de que haya pasado un tiempo o, si se ha quedado solo, regañarle cuando volvemos, pues no lo asociará a la falta que ha cometido. Como complemento, cada vez que hace sus necesidades en la calle se le debe felicitar, incluso se le premiaría. Hay que tener más paciencia que él y decaer en la frustración.

Importante: la costumbre de frotarle el hocico en lo que ha ensuciado es contraproducente y poco higiénica.

Acostumbrarse al collar y a la correa

Ponérselos para salir y quitárselos en cuanto llega a casa, para que lo asocie al paseo. No es bueno dejarle siempre suelto en la calle, o cuando llegue a adulto no se acostumbrará a ir atado. Nos tenemos que acostumbrar a cumplir las ordenanzas municipales y autonómicas, así como llevar a nuestros animales de compañía atados.

Sentarse

Para enseñar al cachorro basta con levantar un poco de comida en su bol, cuando este la huela y no pueda llegar a la comida, al tiempo que se le da la orden, caerá en sus cuartos traseros y adoptara la posición de sentado. Una vez que la ha ejecutado se le premia dándole la comida. Esto lo aprenden muy fácilmente y ya no lo olvidan.

Adiestramiento

Si quieres que tu perro haga algo específico, eso es adiestramiento. Hay adiestramientos variados: de rastreo, de obediencia, de defensa y ataque, y muchos más.

Paso a describir algunos ejercicios que se pueden hacer en una prueba de trabajo con perros.

  • Comportamiento con la correa - El perro, atado con la correa, ha de seguir al conductor. Se camina, se hacen giros y medias vueltas, caminando, corriendo... El perro siempre debe llevar la cabeza pegada a la rodilla izquierda del conductor, y si este se detiene, el perro se sienta sin que se le tenga que decir nada.
  • Seguir libremente - Lo mismo que el ejercicio anterior, pero con el perro suelto. Además se efectúan dos disparos mientras se hace el ejercicio, y el perro ha de mostrar indiferencia.
  • Sentarse estando en movimiento - Mientras se camina, el conductor da la orden de sentarse, pero no se detiene. El perro ha de sentarse de inmediato y esperar a que vuelvan a por él.
  • Combinación de tumbarse y acercarse - Mientras se camina, el conductor le da al perro, sin detenerse, la orden de tumbarse. El perro se ha de tumbar de inmediato mientras que el conductor se aleja. Cuando éste ha avanzado unos 30 pasos, se gira y se detiene. Después llama al perro, y a la orden el perro ha de acudir corriendo y sentarse frente al conductor. A otra orden de ponerse al lado, el perro ha de pasar por detrás del conductor y sentarse a su izquierda.
  • Traer un objeto en terreno llano - El perro ha de traer, cuando se le da la orden, un objeto que el conductor ha lanzado. Ha de sentarse frente al conductor y no soltar el objeto hasta que se le da la orden de soltarlo.
  • Traer un objeto con salto libre sobre un obstáculo de 1 metro de alto - Similar al anterior pero el perro ha de saltar sin tocar el obstáculo, a la ida y a la vuelta.
  • Traer un objeto subiendo por encima de un obstáculo - Como el anterior, pero el obstáculo no puede superarse de un salto y el perro ha de trepar a la ida y a la vuelta.
  • Avanzar unos pasos y echarse - El conductor señala con el brazo una dirección y dá la orden de avanzar. El perro ha de caminar él solo en línea recta, hasta que se le ordena echarse.
  • Echarse bajo distracción - Después de ordenar al perro echarse el conductor se aleja unos 40 pasos y se queda de espaldas al perro. Otro perro hará algunos de sus ejercicios, y durante este tiempo, el primer perro no ha de moverse hasta que el conductor vuelva a buscarle.

Esto muestra que el adiestramiento es una tarea muy especializada. Normalmente nuestro perro no necesitará todos estos conocimientos, o hacer esos ejercicios a la perfección, excepto si queremos llevarle a competiciones.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: