Blog autor

Blog Noelia Gago

Tribuna de Salamanca

Velocidad de Obturación

€œAhora te siento nuevamente.No por tu luz, sino por tu corteza,percibo tu inequívocapresencia.... agrios perfiles, duros meridianos.!áspero mundo para mis dos manos!€ -Ángel González-

Ojalá fuese posible detener el mundo y su prisa simplemente pulsando un botón obturador.

Ojalá fuese tan fácil como medir el instante y congelarlo hasta la saciedad. Tendremos, de momento, que conformarnos con plasmar nuestros deseos a través de un efecto conseguido con la cámara.

El efecto de que el movimiento de un objeto quede congelado (foto izquierda), o bien definido para dinamizar la imagen (foto derecha), se logra con la velocidad de obturación de la cámara.

La velocidad de obturación es el tiempo de exposición que el negativo (cámara analógica) o el sensor digital recibe de luz. Viene indicada en fracciones de segundos, es decir, cuando usamos una velocidad de 125 la exposición es de 1/125 de segundo, el sensor o negativo recibiría luz durante esa pequeña fracción de tiempo.

Cuanta mayor sea la velocidad menor es el tiempo de exposición y por lo tanto cuando podemos conseguir el efecto congelación del objeto en movimiento. Si lo que deseamos es el efecto contrario debemos usar una velocidad baja. Aunque en este caso debemos tener en cuenta otros factores como la luz de la que disponemos, la distancia del objeto, el objetivo que estamos utilizando, la sensibilidad ISO, o el diafragma. Ya que cuanta más baja sea la velocidad, por ejemplo segundos, más probabilidad tendremos de que la imagen carezca de nitidez si no disponemos de un soporte para la cámara que haga que el movimiento natural de nuestro cuerpo, como la respiración, sea absorbido.

Y lo más importante: imaginación y creatividad.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: