Blog autor

Blog Noelia Gago

Tribuna de Salamanca

Sucedería

€œLas consecuencias de nuestras acciones nos agarran por los cabellos, muy indiferentes a que entretanto nos hayamos mejorado" -Friedrich Nietzsche-

ÂżQué ocurriría si un día desaparecieran las carreteras, los vehículos, gasolineras y áreas de servicio? Si desapareciera el ruido de los motores, la absurda prisa y los estúpidos conductores temerarios. Si desapareciera el afán de algunos por enriquecerse a costa del mundo.

Sucedería que la tierra volvería a ser fértil y deseable, tornaría su viveza, nacerían flores en el vaho del arcén al sol, sudarían verde y savia, y bajo sus tallos podríamos dormitar. Las montañas crecerían, seguro, se expandirían, seguro, pues el ardiente asfalto no estaría comiendo sus entrañas ni desahuciando su alma natural.

El mundo, más tranquilo, caminaría, aprendería, se dejaría mecer por el aire, que perdida su densidad sería fresco y limpio, podría planear sobre las mansas aguas de lagos y ríos y dejarse arrastrar hasta el fondo, hasta el final.



Amanece en Pirineos, en el Valle de Arán, es nuestro cuarto día de recorrido, esta tarde terminaremos la ruta €œCarros de Foc€. El sol aún no nos cubre pero debemos comenzar el descenso hasta el refugio más bajo de toda la ruta, 1.900 m., para luego ascender de nuevo hasta los 2.540 camino de nuestro fin de etapa. El paisaje esta mañana nos sorprende con flores, pinos y un riachuelo al cual perseguimos, atrás quedó uno de los muchos pedregales que sufrimos, aunque siempre con gusto. Es lo hermoso de la montaña, cada vez que asciendes y observas desde la cima lo que te depara el camino, lo hace adquiriendo diferentes formas y colores, salpicado siempre por lagos de todos los tamaños, helados lagos donde si eres valiente puedes tomar un tonificante baño y recuperar el aliento.

Cuatro días de olvido, de reencuentro, de calma, de superación.

Más información sobre la ruta: http://www.carrosdefoc.com/es/

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: