Blog autor

Blog Javier Castellanos

Tribuna de Salamanca

No me gusta discutir

Cualquiera que me conozca sabe que el título de este post es más falso que un Judas de plástico. Me gusta discutir. Me encanta. De hecho la discusión es el germen de la opinión. Uno discute con los demás, pero el secreto está en quedarse con lo que dicen, analizarlo y, en su caso, incorporarlo como ideal propio si te convence. Así se crea opinión y se enriquecen los conocimientos.

Dicho esto, hoy en día discutir es muy complicado. De las miles de discusiones posibles que podía tener hace 5 años hoy en día sólo me queda la discusión política, es decir, la que no sirve para nada porque carece de objetividad y nunca convences ni te convencen.

Para todas las demás discusiones sacas el móvil y, antes de ponerte a defender a muerte que Madonna se casó con Warren Betty, por si acaso, lo miras en Google para no perder credibilidad. Antes, esas discusiones casi siempre quedaban en tablas y, si acaso, alguno al llegar a casa lo miraba con calma y al cabo de las semanas en otra noche de copas te lo echaban en cara. Ahora en 10 segundos has resuelto lo que antes eran 15 minutos de conversación animada.

Con ir a la página IMDB.es para temas de cine, series y actores y a la Wikipedia para el resto tenemos todo hecho.

Y entonces es cuando llegamos a la paradoja tecnológica. Aparatos que se han hecho para mejorar la comunicación acaban destruyendo la comunicación con nuestro interlocutor más cercano. Estamos más preocupados de contarle lo que hacemos a nuestros 200 ¿amigos? de Facebook que de disfrutarlo con los que tenemos al lado en cada momento. Y nos volvemos en corresponsales de nuestra propia vida.

Aunque, por otra parte, esto nos da una oportunidad de obviar las conversaciones insustanciales y tontorronas ( lo de Madonna vuelve a ser un buen ejemplo) para centrarse en temas realmente relevantes. Una oportunidad de traer temas importantes a nuestra conversación. Ahí van algunos temas tecnológicos de relevancia en la conversación para estas navidades. Espero animaros las cenas con ellos:

- ¿Tienen que tener los diputados iPhone y iPad para poder “trabajar”? Y si la respuesta es sí: ¿No se lo pueden pagar ellos con su sueldo?

- ¿Si sumáramos todo el dinero que no cuadra ( o falta) en el tema SGAE, Instituto Noos, Filesa, Gescartera, Nueva Rumasa, Palau de la Música, Velódromos varios, etc… no daría para que tuviéramos un iPad cada español, incluido Urdangarín, al que le podríamos dar dos por eso de que le gusta mucho tener?

- ¿No crees que antes de poner la sanidad de pago habría que cobrar por poner whatsapp o por sacar fotos con el móvil? Se hace un uso más abusivo de estas dos cosas, por ser gratuitas, que de la sanidad.

- Esta semana ha corrido como la pólvora este video de la ¿cantante? BEBE. Una vez visto, ¿Recogemos firmas para que vuelven a poner la ley de vagos y maleantes? Sería más unánime que una huelga general en Atenas.



- Y por último: gana doble de postre de la abuela el que diga grupos o artistas de los que ni siquiera tendrías música pirata. Empiezo yo: BEBE, Ramoncín…

En fin… Estas navidades yo he hecho el firme propósito de no mandar sms masivos, de no colgar muchas cosas en el facebook o de tuitear lo que hago o dejo de hacer. He dedicido apagar el móvil, disfrutar de mi familia al completo y no contárselo a nadie. Principalmente porque os daría una envidia brutal lo bien que me lo pienso pasar con ellos jejeje y es que, al final, todos los que vivimos atados a un Smartphone hemos abandonado un poco a los que tenemos al lado. Y eso tampoco puede ser…

Pensadlo. Y luego tuiteadme el resultado jejeje

Felices Fiestas, Tribuneros!

Seguiremos informando…

Javier Castellanos Twitter: @judicatario

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: