Blog autor

Blog Félix Oliva

Tribuna de Salamanca

Inmersión en lo eléctrico

La celebración en Valladolid del Salón del Vehículo y Combustible Alternativos es una buena ocasión para acercarse y conocer en primera persona lo que el futuro de la movilidad nos depara, especialmente, en lo que al coche eléctrico respecta.

El evento, que tiene lugar en la Feria de Valladolid, abre hoy sus puertas al público en general después de unos días dedicado a los profesionales, lo que supone que los visitantes pueden acceder a todos los stands y a la zona de pruebas, donde pueden ensayar con una treintena de vehículos.

Hoy abre de forma ininterrumpida de 9.30 a 20.00 horas, y hay desde bicicletas a algunos coches eléctricos como los Fluence y Kangoo de Renault o el Mercedes-Benz Clase B e-cell, uno de los prototipos de la marca alemana que se mueve con hidrógeno, toda una primicia: este es, dicen, el auténtico combustible futuro de los vehículos particulares.

En las jornadas de profesionales se ha constatado, no obstante, que al vehículo eléctrico en particular, y la movilidad alternativa en general, le queda un largo camino. Por ejemplo, se anunció la existencia de 46 puntos de recarga, las famosas €˜electrolineras€™, en Valladolid y Palencia, con un detalle importante: ninguno está operativo. Falta definir su modo de pago (con tarjeta) y tampoco está muy clara su funcionalidad porque sigue sin definirse el tipo de enchufe universal que las marcas reclaman.

Otra realidad difícil es que, a día de hoy, en toda Castilla y León solo se han vendido dos coches eléctricos a particulares. La presencia de estos vehículos está a años luz de las expectativas creadas por el Gobierno, que hablaba de 20.000 matriculaciones para este año cuando, en el cómputo nacional, se han vendido poco más de 200.

Mucho mejor van los híbridos que, animados por los Toyota Prius y Auris y por el sorprendente Lexus CT200h, están consiguiendo un nivel de aceptación que demuestra que, cuando no hay dudas sobre su funcionamiento y su precio es aceptable, a todos nos gustan los vehículos eficientes que contaminan (y gastan) mucho menos.

La aceptación de los eléctricos es algo que comenzará, con suerte, por las empresas e instituciones. A ellas van dirigidos vehículos como el Nissan Leaf o el Mitsubishi iMiev que, por su alto precio, son difícilmente justificables en una economía doméstica por más que 100 kilómetros en un coche convencional muy eficiente cuestan 7 euros, por un euro de un eléctrico en sus recargas. Un estudio asegura que el 34% de las empresas españolas incorporaría vehículos eléctricos a sus flotas si su autonomía fuera superior a los 300 kilómetros, así que por ahí deben ir los tiros.

Esta es la apuesta de Nissan-Renault, que aseguran que ya tienen prototipos capaces de 175 kilómetros de autonomía y que tienen el objetivo de fabricar medio millón de unidades en 2015 en siete factorías del mundo, entre ellas, la de Valladolid donde se fabricará el Twizzy. El salón pucelano es, por tanto, una buena ocasión para hacer una inmersión en la movilidad que viene.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: