Icono bloglector original

Blog del Lector

Blog Lector

Salamanca, para algunos, Ciudad Europea de la In-Cultura 2014

El pasado sábado día 13, mientras disfrutábamos de nuestras queridas fiestas en Salamanca, me ocurrió una cosa curiosa que me gustaría compartir con todos ustedes.

El pasado sábado día 13, mientras disfrutábamos de nuestras queridas fiestas en Salamanca y me ocurrió una cosa curiosa que me gustaría compartir con todos ustedes. Mi mujer me sorprendió con dos entradas del Liceo para ver  El Show de Martin´s, que empezaba a las 21:00 hs y con mucha ilusión nos fuimos al centro con tiempo suficiente, desafortunadamente había mucho tráfico y me era imposible aparcar en tiempo razonable, así que decidimos que ella fuera al Liceo a ocupar su asiento y que me esperara.

 

Finalmente pude aparcar a las 21:15 y me dirigí al teatro. Abrí la puerta y me encontré con dos azafatas y un señor de seguridad (que luego dejó de ser señor transformándose en soberbio y mal educado) los cuales se encontraban hablando con una amiga que quería entrar y a la que al final no permitieron entrar. El señor mal educado (el de seguridad), con malos modos me espetó que no podía entrar porque el espectáculo ya había comenzado. Yo le pregunté el porqué y con altanería me señaló un cartel puesto en la puerta y me dijo que leyera “eso”. Allí ponía: “El espectáculo ha comenzado. No se permite el acceso de público al recinto”.  Me di por enterado, pero este señor mal educado no hacía más que empujar la puerta, echándome literalmente del local.

 

Me di la vuelta y allí me encontré con dos señores comentando lo que estaba sucediendo y, entablando conversación con ellos, me dijeron que les había pasado exactamente lo mismo: sus respectivas señoras estaban asistiendo al espectáculo y ellos se habían quedado fuera. Ambos estaban indignados, principalmente por la cerrazón y comportamiento del señor mal educado. Ahí nos quedamos, intercambiando pareceres, y vi que uno de ellos, José Ramón, portaba una hoja de reclamación, con lo cual el otro señor y yo decidimos ir al recibidor a pedir sendos formularios de reclamaciones. Leímos las condiciones del reverso de la entrada y no ponía nada de lo que decía el señor mal educado, tan solo que es potestad de la organización permitir la entrada al recinto una vez comenzado el espectáculo.

 

Cuando ya tenía medio pie dentro del recinto apareció de la nada el señor mal educado y volvió a sujetar la puerta, empujándola hacia mí para impedir mi entrada. Esto ya me pareció excesivo y así se lo hice saber a este energúmeno. “Señor”, le dije, “tan solo queremos dos formularios de reclamaciones pues nos parece injusto, lo que dice en la entrada no corresponde con lo que usted nos dice, ¿podríamos hablar con el Gerente del Liceo?”. “No se encuentra, y cierre, salga de aquí inmediatamente”, volvió a espetarme. Tras sugerirle que no eran maneras, decidí salir, el se metió dentro y al rato nos dio un formulario a cada uno. Nuestra indignación creció un poco más cuando vimos que nos había puesto en bolígrafo la hora en la que habíamos llegado y de forma aleatoria. Así se lo hice saber, pero al tipo le dio igual, con chulería barriobajera nos dijo que ahí había cámaras que le darían a él la razón. Puede ser que sí, pero creo que se puede ser un poco más amable y educado, que es gratis y siempre quedas bien.

 

En fin, ya hicimos cierto corrillo pues apareció Isabel con su familia, que solidariamente se sumó a nuestra protesta y nos contó que ella había padecido la misma mala experiencia semanas atrás perdiendo entradas de 50€. Ella también tuvo que soportar la misma altanería, chulería y soberbia del señor mal educado que se supone debe tener funciones de seguridad, y digo se supone porque con su comportamiento puede contribuir a transformar las situaciones en inseguras. Afortunadamente los que allí estábamos éramos gente normal y equilibrada.

 

Nos hubiera gustado hablar con el señor “no se encuentra”, es decir, el Gerente Responsable con potestad para permitir la entrada al recinto (tal como dice el reverso de la entrada). No fue posible y nos perdimos el espectáculo. Ni que decir tiene que el dinero de la entrada lo pierdes. Eso sí, si ellos deciden cancelar un espectáculo no te indemnizan y te tienes que complicar la vida para que te devuelvan el dinero.

 

Una última reflexión: el señor mal educado justificaba que no nos dejaba entrar porque interrumpiríamos el espectáculo, pero mis compañeros de protesta tenían palco al que se accede por pasillo, así pues la justificación no tiene sentido. Y, es más, ¿qué pasa con la gente que se levanta una vez iniciado el espectáculo para hablar por el móvil, ir al baño o simplemente irse porque no les gusta? ¿Acaso ellos no interrumpen el espectáculo?. Creo que el Señor “No-Se-Encuentra” debería instruir al Señor Mal-Educado para impedir que nadie de los que están dentro del teatro se levante de sus asientos para no interrumpir el espectáculo. Todos quietitos hasta que termine.

 

En fin, es una lástima que algunos personajes contribuyan a que nuestra querida ciudad se olvide que fue Capital de La Cultura.

Fdo. Ramón Martínez Palomino

Comentarios

GENTE QUE CONOCE BIEN LA FUNDACION 19/09/2014 09:26 #1
Que trato esperas de gente que constantemente esta presionada y amenazada con despidos y bajadas de sueldo y obligados a trabajar festivos, noches y fines de semana por el mismo sueldo o menos que normalmente lo harian si trabajaran entre semana, no es normal... ese es el trato que reciben los trabajadores de las empresas contratadas por la fundacion de cultura, amenazas constantes a las empresas de rescindir contratos, bajadas de sueldos, reducciones de jornadas, y todo ello viendo como los mandamas y empleados directos de la fundacion sigue con sus sueldazos y ademas que pocos de ellos sacrifican sus vidas sociales y familiares teniendo que trabajar los festivos. no es por defender la actitud de ese señor, ni justificarla, pero siendo ferias que el este alli metido en esas condiciones, su humor no debe ser muy bueno.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: