Blog autor

Blog de las becarias

Tribuna de Salamanca

Mi primer día como becaria

Tres becarias en una redacción con todo un verano por delante. A partir de ahora todos los lunes -'sin censura'- las redactoras en prácticas de Tribuna harán llegar a los lectores sus experiencias diarias. En esta ocasión nos explican cómo fue su estreno en la redacción... y es que, como todo en la vida, las primeras veces nada suele salir bien...

Post it ROCÍO CUADRADO

Cuando te dicen por primera vez que vas a trabajar de becario no tienes ni la remota idea de en qué va a consistir. Siempre has oído que te explotan, que te pasas el día llevando cafés y encima no cobras una mierda. ÂżEs verdad eso? Yo, reciente nueva becaria, os contaré la verdad:

1. PARA TI LO PEOR. Eres la becaria, te toca o el peor sitio o la peor herramienta de toda la redacción y esto es así desde el principio de los tiempos. A mi me ha tocado lo segundo. El primer día que llegué a mí puesto y me enseñaron mi editor de noticias: una piedra y un cincel.

Luego se dieron cuenta de que el periódico era digital y que así no podría publicar noticias.  Así que me dieron un ordenador. Ahora estoy muy bien con mi sistema operativo XP.

2. PARA TUS COMPAÑEROS ERES UN GRANO EN EL CULO. Por muy maja que seas. Por mucho que te describas como €œamiga de tus amigos€. Y es normal, no dejas de ser un lastre. Eres como el hermano pequeño que tenías que llevar obligada (por tu madre) cuando quedabas con los amigos. Tienen que estar detrás de ti atentos de que no la cagues (lo cual, en mi caso, es día sí, día también), arreglar tus desastres y además hacer su trabajo con normalidad. Así que no esperes que no te pase el número 3:

3. TODOS SON AMIGOS MENOS TÚ. Obviamente, ellos se conocen y llevan tiempo trabajando, tú eres una mindundi recién llegada. Y recuerda, eres un grano en el culo, asique o llevas pasteles gratis y en mitad de la comida dices que tu padre es Paolo Vasile, o tardarás en que sean tus amigos. Gracias a la 'ley de Murphy' y con bastante suerte, esto se solucionará cuando vayas a terminar tu periodo de prácticas.

4. MAMÁ, ÂżDE DONDE VIENEN LAS BOTELLAS DE AGUA? Lo de botellas de agua sustituirlo por cualquier objeto de vuestra oficina que tengan todos vuestros compañeros menos tú (y no me refiero al punto número uno, sino a algún detalle sin importancia) y que no sepas de donde salen. En mi redacción se trata de botellas de agua de X marca. Cuando llego por la mañana no hay ninguna encima de las mesas de mis compañeros. Al finalizar la tarde ahí están en sus sitios como por arte de magia y yo no he visto de donde han salido. Tengo la sospecha que hay un complot y mientras estoy redactando concentrada en el ordenador se las pasan silenciosamente para que no me entere y así muera deshidratada, todo ello para que no les pregunte más idioteces (para mí: cuestiones fundamentales, para el resto de la humanidad: obviedades).

5. EFECTIVAMENTE, COBRAS UNA MIERDA. Si tus padres no te apoyaran económicamente, pasarías más hambre que Falete en supervivientes. Así que no esperes ahorrar.

 ***

Post it RAQUEL VAQUEROMi primer día en Tribuna se puede resumir en €œLa gran cagada€, pero no penséis que es una exageración o una forma de hablar, nada más lejos de la realidad.

Ese día me dirigía yo, joven e inexperta, -cuando digo joven, es porque  era un mes más joven y los días pesan; y cuándo digo inexperta, es porque en un mes he aprendido mucho-, a sacar unas fotos por los bares de Salamanca, del maravilloso campeonato de la Eurocopa, ese al que no va casi nadie y los que van son gente civilizada y tranquila.

Pues bien, allí estaba, haciendo fotos con una  Canon EOS 20D Super Profesional que pesaba más que yo, bajo la atenta mirada de cientos de espectadores. Por momentos me sentía importante, llevaba una cámara de 200 kilos colgada en mi cuello y todos querían ser fotografiados por ella. Un grupo levantaba las manos mientras gritaba: €œaquí, aquí, aqu퀝; así que €œall퀝 fui.

Agarré la cámara con todas mis fuerzas, comprobé que todo estuviera en automático, como mis jefes me enseñaron,  para que nada pudiera salir mal y pulsé el botón. €œCli€Śck€. Vaya, no funciona, que bien€Ś -ÂżQué puede estar pasando?- Me pregunté. -!Será el flash!- respondí  de forma mágica-. Pero ni con esas salía la dichosa fotito.

Después de cuatro años para hacer la foto (cuándo lo pasas mal el tiempo va muuuuuuy lento), miro fijamente la cámara y€Ś€error 99€, me decía la EOS 20D.

Entendí que la cámara necesitaba mi ayuda pero, Âżqué podía hacer yo? Después de salir de aquel bar, entre sudores y gritos de abucheo, decidí volver a la redacción a pedir auxilio.

El gran equipo de Tribuna la atendió como es debido  y mientras la Canon se recuperaba, me dieron otra que no era tan profesional pero sí más llevadera, así que allá me fui, segundo intento, cruzando los dedos  y bajo un sol abrasador.

Según caminaba, la garganta se me secaba, los andares me pesaban  y, un siniestro líquido corría entre mis dedos.

Por un momento pensé que la cámara se me estaba derritiendo en las manos, hasta que me paro a observar detenidamente tan intrigante acontecimiento y resuelvo la incógnita:

!Se trataba de una enorme cagada de paloma recién caída del cielo para mí! Para festejar el primer día como es debido.

ÂżSerá esto alguna señal?

***

Post it BLANCA DE CASTROBIENVENIDO

Ser becario es gracioso. Se nos reconoce por como miramos al llegar a los sitios. Llegamos cansados, y no por llegar sin tiempo sino porque has tardado el triple al dar dos vueltas a la manzana hasta encontrar el sitio, que tan fácil era de encontrar. No tenemos mirada de inocentes, sino de perdidos, con los ojos bien abiertos intentas seguir al que parece más experimentado €“viejo, para que nos entendamos- e intentamos seguirle como si fuese un profeta.

La clave de todo está en disimular, es el secreto de todo buen becario: tiene que parecer que sabes hacer de todo. Luego te pasas el día preguntando, pero siempre disimuladamente. Te dicen que escribas una noticia, pues adelante, escribes una noticia. Que tienes que montar tres videos en dos horas, tú dices que puedes, aunque luego tardes cuatro más propina. Que si no te importa que tu jornada sea de tres horas más, porque no, si ya has renunciado a tu verano. Pero no nos olvidemos, siempre disimuladamente.

Ya en la calle es otra historia, todo buen becario se acerca donde ve un tumulto de gente. Puede que la €œpersonalidad€ en cuestión no tenga nada que ver con tu noticia pero como tampoco sabes quien es nadie, pues juegas a la ruleta y SI CUELA, CUELA.

Mi primer día, en mi primer trabajo, tenía que grabar a un tal Bienvenido Mena, que iba a visitar la Fachada de la Universidad de Salamanca. Para quien no sea de Salamanca como yo o no esté muy enterado de este mundillo, Bienvenido Mena es Delegado Territorial de la Junta de Castilla y León, es decir, que mueve bastante por aquí. Yo llegué con mi cara de perdida sin saber a quien grabar o quien era nadie. Lo siento por el señor, pero no tenía mucha cara de político, me debió de parecer en ese momento, que pasé de largo a su lado y no grabé ni un segundo de lo que dijo. Después ya en la redacción me enteré quien era €“avispada yo- y disimulé, puse mi mejor cara y bendije el Final Cut, a los rótulos, a la música de fondo y a todos los Cross Dissolve que me ayudaron a hacer parecer que había grabado su intervención. Así que así fue mi primer día, Bienvenido me dio la bienvenida a este mundillo, en el que aún me queda mucho por disimular...

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: