Blog autor

Blog de Félix Rodríguez

Tribuna de Salamanca

Los concursos de diseño. Amor y odio (Parte 1)

Alguna vez será la primera, que te presentes o que lo organices, he aquí algunas ideas. Hace tiempo leí un texto de Luciano Cassisi, profesor en la FADU-UBA (mis Buenos Aires queridos, por los amigos que han llegado de allí y a los que aprovecho a saludar, Hernán, Longinotti y familia...). En uno de sus textos hablaba de los concursos de diseño, y, ante la idea de escribir este post, pensé en que me iba a dar de bruces con su magnífico texto, así que, mejor os plasmo en estas líneas las ideas de Luciano, resumidas o extendidas, y aplicadas a nuestra realidad, que no es la argentina y creo que se le parece bien poco. Magnífico Luciano al que os animo a seguir, ya que se le pasan por la cabeza ideas muy interesantes. Éstas son algunas de las ideas que nos lanza Luciano para los concursos de diseño:

Lo primero es el respeto por la profesión.

Los concursos de diseño son para diseñadores. Hay ocasiones en las que nos encontramos con concursos de muy buena recepción, es decir, un tema que te toca o que proceda de alguna empresa, fundación o lo que sea, que te atrae, sin embargo al investigar en el texto vemos como en sus bases el concurso está abierto a todo el público, con algunas salvedades, que suele ser "que resida en el estado". En otros concursos el jurado no aparece publicado. Malo. Ahí si que ya desconfío. El jurado debe ser profesional, o por lo menos que la mayoría sean profesionales. Se que esto no es fácil a veces, porque hay concursos en los que los patrocinadores quieren un papel protagonista, pero hay que intentar pararles los pies. Al fin y al cabo, ellos puede que pongan pasta o medios, pero ya aparecerán sus logos por todos los sitios, no?

La beneficencia la elegimos nosotros.

Hay veces en las que vemos concursos que salen a la luz por parte de instituciones, aludiendo a "no tenemos dinero". Âżcómo? Âżme estás diciendo que el ayuntamiento de cualquier ciudad o pueblo no tiene dinero para un trabajo? Yo personalmente no me lo creo. Yo prefiero hacer beneficencia con quien yo quiero. Si alguien no tiene dinero para pagar a un diseñador, menos aun lo va a tener para organizar un concurso o llevar a cabo el trabajo que sigue al diseño que se pide, Âżno?. Si el organizador es un Ayuntamiento, como decía antes€Ś no se merecen mi caridad, e incluso he llegado a ver concursos organizados por bancos. Ejem. Seguro que hay multitud de jóvenes o fundaciones que necesitan ayuda, y cuyos objetivos nos pueden parecer loables. Pues ayuda a esos, socializa tus bienes, socializa el diseño.

Tener clientes es más fácil que ganar concursos.

Si en un concurso te pagan 800 euros por un logotipo, y tú en tu estudio cobras más o menos eso por el mismo trabajo, es evidente que es mejor que te los pague un cliente. El concurso le ganarás una vez, sin embargo el cliente te reportará un trabajo más contínuo y en el que poder desarrollar otras facetas que tengan que ver con su actividad. Y si no consigues clientes porque tu trabajo no es lo suficientemente bueno, invierte el tiempo en ser mejor, no en perder concursos.

Hay contratos que esconden esclavitud
Desconfía de aquellos concursos en los que el premio parece abultado pero luego, en la letra pequeña, el ganador está obligado a hacer unos cuantos trabajos más, que, por arte de magia, no aparecen especificados. Al final el ganador se tira de los pelos porque para poder cobrar el trabajo le tocará hacer una torre de trabajo babilónica que suele valer cuatro veces más de lo que cobrarás. No te presentes.

Ética, por favor, que somos profesionales.

Cuando llega un trabajo al estudio, lo normal es que la relación del estudio y del cliente alrededor de esa necesidad sea un montón de reuniones, ideas, pruebas, etc. Siempre intentando conocer de primera mano las necesidades e intentado no sólo cubrirlas sino pensar en las que pueden surgir a continuación. Así pues la relación con el cliente es estrecha y el trabajo sigue una línea. Cuando nos enfrentamos a un concurso, normalmente no se da todo esto. Te sueles enfrentar a un briefing que suele ser incompleto y la continuidad del trabajo a desarrollar por el ganador no viene definida. Por favor, este post no es sólo para nosotros los diseñadores, sino también para los que los organizan. Seamos capaces de entendernos las dos partes antes de organizar un concurso.

En el post siguiente más. Si quieres más info busca a Luciano Cassisi, y si tienes ideas que aportar acerca de los concursos comenta este post (chssst, que queda la segunda parte, no te adelantes!!).

Hazte fan en Facebook de Apóstrofe Ese

Sígueme en twitter @paralleldev

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: