Blog autor

Blog de Félix Rodríguez

Tribuna de Salamanca

La dignidad no se mide en euros

Hablar de la dignidad de la profesión en euros es como hablar de la dignidad de las personas por lo que tiene en la cuenta corriente.

Somos muchos los que ponemos nuestro granito de arena día a día para que nuestra profesión gane adeptos y no jetas. El trabajo con los clientes es duro, ya que la situación económica para muchos de ellos no es la mejor, e intentan tirar de la cuerda con todas sus fuerzas para que el pañuelo quede en su lado de la línea marcada en el suelo. No es un buen momento para muchos, todos los sabemos, y esperamos todos que aquellos que primero sufran las consecuencias sean los que, día a día, se han dedicado a hacer deshaciendo. Los que por cuatro duros han vendido a sus compañeros, y a si mismos. Es duro el comentario, pero es la verdad. Cuando llega el vendaval, se lleva muchas plantas, de raíz poco firme, y, por desgracia, a árboles que algún día fueron fuertes.

Todos hablamos de la dignidad de la profesión, y es una lucha que siempre vamos a seguir manteniendo, porque siempre va a haber quien, por una parte, no le de la importancia que tiene y no la respete, y por otra parte, desde dentro, quien haga una competencia a la que el apodo desleal se le quede corto.

Vale, hasta aquí hay un debate con poco recorrido, pero hay una segunda parte que es la que no me gusta, y que, por desgracia, muchos compañeros y amigos comparten. La segunda parte es la de medir la dignidad de la profesión en Euros.

No es la primera vez que desde asociaciones sin ánimo de lucro se sacan concursos de imagen INTERNOS sin retribución económica, y se genera revuelo entre los compañeros, aludiendo a la dignidad. Creo que el capitalismo no sólo ha abarcado los mercados, sino en algunos casos las conciencias. No me imagino a un ilustrador diciéndole a sus sobrinos "niños, si queréis que el tío sea digno os va a cobrar 60 euros por ilustración", pero dentro de una asociación, sin ánimo de lucro por ejemplo, parece que las reglas son distintas, y no debería ser así, porque para los que trabajamos a diario es indignante.

La dignidad de un profesional no se mide en dinero, no todos los trabajos se tienen porqué cobrar o pagar, que son situaciones diferentes, y no todos los clientes son clientes. Algunos no lo son, y no lo deben ser nunca. La solidaridad no debe ser nunca un cliente, ni el trabajo voluntario, ni si quiera el bien común. Hay cosas que se miden con otro rasero que no es del del poderoso caballero. Muchas veces ya no está ni si quiera por medio alguna de estas causas, sino que hay otras formas de pagar a un profesional. Las editoriales por ejemplo no suelen pagar a sus escritores, sino que les entregan ejemplares de su obra (muy pocos) y el pago viene dado en repercusión y expansión. Así pues podemos disfrutar de muchos autores, jóvenes muchos de ellos, y los respetamos por su trabajo, sin pararnos a pensar si son más o menos dignos porque hayan cobrado o no.

Hace tiempo disfruté teniendo al lado a uno de los directores creativos de una gran agencia, Sra. Rushmore, que hablaba de una de sus primeras campañas, la del Atlético de Madrid. Nos contaba cómo el club se puso en contacto con ellos, ya que ofrecían una visión fresca, pero el club en ese momento no disponía de demasiado dinero para realizar una campaña de publicidad "a todo trapo". Los compañeros de Madrid se partieron la cabeza para sacar adelante una campaña con un presupuesto ridículo, pero que a ellos les reportase un retorno y les posicionase, y que a su vez dejase al cliente satisfecho. Âżhay año que no salga la campaña del Atlético de Madrid en el telediario? ÂżAlguien puede decir que no son dignos? Quizá no cobraron lo que algunos cobrarían por esa campaña, pero le pusieron el corazón, y eso ha hecho que otros hayan confiado en ellos y en su producto.

El dinero, por suerte, no lo es todo en el mundo, sigue habiendo cosas maravillosas, clientes con los que dejarse el pellejo por un proyecto, y causas a las que dedicarle tiempo como profesionales. El dinero ayuda a pagar nuestras facturas: luz, agua, alquiler€Ś pero el mejor beneficio de todos viene cuando eres capaz de perder para que otros, o todos, ganen. Todos tenemos algo que dar, por poco que sea, todos.

No dejes de visitar el facebook de "apóstrofe ese".

Sígueme en twitter @paralleldev

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: