Blog autor

Blog de Conrad Kent

Tribuna de Salamanca

La victoria gloriosa del marqués de Wellington en Salamanca, el 22 de julio de 1812

London: John Fairburn, Jr., ca. 1812/1813 Artista anónimo Cobre; aguafuerte. Iluminación de época 442 x 355 mm Colección particular
La travesía de Lord Wellington y su ejército valiente del río Tormes con una vista de Salamanca

Una hoja conmemorativa publicada por John Fairburn II ilustra la función del espacio vacío alrededor del cual se organizan las viñetas: Marquis Wellington´s Glorious Victory at Salamanca July 22nd 1812 / Lord Wellington & his Brave Army crossing the River Tormes with a View of Salamanca (La victoria gloriosa del marqués de Wellington en Salamanca, el 22 de julio de 1812 / La travesía de Lord Wellington y su ejército valiente del río Tormes con una vista de Salamanca). En un cuadro de imágenes rústicas, torpemente iluminadas a la acuarela, la británica Eleanor Bates funde diversos códigos y registros para elaborar una especie de elogio grandilocuente al marqués.

A diferencia del grabado de Whittle y Laurie, en éste la ciudad de Salamanca se perfila como el lugar de triunfo de Wellington. Mediante unas referencias topográficas poco verídicas, las viñetas realzan el carácter sangriento de la victoria. En la franja superior, Salamanca surge en la lejanía como una ciudad maravillosa, el escenario delante el cual se representan las proezas que muestran el valor británico. Mientras triunfa la caballería británica, los franceses huyen desesperados y cobardes hacia las montañas.

En la franja inferior, el ejército británico vuelve hacia Salamanca, realizando una maniobra ficticia. Las tropas atraviesan el río Tormes para justificar la presencia de unos grandes arcos de triunfo sobre las dos entradas del Puente Romano. Para engrandecer la victoria, la ciudad misma se expande horizontalmente con torres adicionales, combinando un tipo de vista urbana similar a las de otras ciudades de Europa con elementos reconocidos ya en los dibujos de la época.

En la viñeta superior del margen izquierdo aparece Wellington, con bicornio de plumas, en el momento, también ficticio, en que arremete personalmente contra un soldado francés. En la inferior, la caballería se apodera de una de las dos águilas que han perdido los regimientos franceses. A la derecha se pretende representar la muerte del mariscal Marmont, que en realidad no murió en la batalla, y el ataque de un escocés, posiblemente del 74º Regimiento, a un oficial francés caído. En las dos viñetas aparece el águila francesa como símbolo de la pérdida del honor de l´Armée de Portugal.

Para Eleanor Bates, los hechos de la batalla representan el escarmiento que recibe el francés derrotado. Ya no se destaca el arrojo de los ingleses sino la nobleza del soldado británico y del duque de Wellington. Las viñetas emblemáticas sólo funcionan como adorno de la oda caligráfica “Fomentación” (“Fomento”) que exalta los valores morales que han hecho posible el triunfo de Gran Bretaña. Sin coordinar su elogio a Wellington con las caricaturas agresivas de las viñetas, Bates insiste en recalcar la condición moral del héroe y su constancia como elementos básicos de la nación que encarna.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: