Blog autor

Blog de @clapformarta

Tribuna de Salamanca

Me pone un gin tonic de gin y de tonic

Nunca he bebido gintonic ni cuando sabía a Nenuco, pero tengo que reconocer que yo también cedí a la presión del combinado de moda. Así es como una noche, de dudoso gusto, me encontré bebiendo-comiendo un gin tonic con ensalada en una poza que, dado mi tamaño, me vi obligada a sujetar con dos manos. Por un momento pensé que me habían sacudido la alfombra en la copa porque no era capaz de ver el fondo€Ś Después de llegar a la conclusión de que no me cubría, me lancé a la piscina y de tres "sorbacos" me lo trasquilé porque lo cierto es que estaba "cojonuti".

Los problemas comenzaron cuando intenté pedir otro igual a un apuesto muchacho con dos carreras de humanidades. El mismo muchacho repeinado sólo de un lado, que no dudaba en exhibir mi ignorancia a cualquiera que se paseaba por la barra a base de preguntas que no se le hacen a una mujer€Ś -Pues quiero un gintonic de gin y de tonic, con flores y cosas como ese de ahí, y ya- terminé pidiéndome un J&B con agua que es muy poco sofisticado pero tiene ese sabor a rutina, rico, rico€Ś

Ahora que ya es de día, pienso que el gintonic es el nuevo sushi. Cuando venden el alga nori en los supermercados Gadis al lado del perejil picado, hay que cambiar el chip y buscarnos otra cosa que revele nuestro estatus de "la tengo más grande". Ahora, cualquier gintonic que no lleve una ginebra premium y de nombre imposible es algo a condenar, la tónica de agua carbonatada del manantial de Karlovy Vary y servida a 4º completará el maridaje. Suerte que el aliño se puede dejar a la creatividad del barman€Ś

Y en esas estamos€Ś Que este verano he visto yo en las playas casos de fornidos hombres de la Dehesa tomando gintonics premium en chiringuitos y mirando al horizonte intentando congelar el instante, con ese rollo Montecarlo tan de moda, viviendo para siempre en bañador y apreciando lo bien que le hace el pepino a una ginebra inglesa con una tónica traída en barrica desde brasil.

COLOFÓN
Sé que os ha encantado este post, puedo ver vuestras sonrisas de borrachuzos desde mi ordenador, y os voy a decir porqué: más de la mitad es de mi amigo Antonio (Gintonio para los amigos) un tío majo, leído y con muy buen criterio al que tendréis el placer de leer los sábados aquí, en este nuestro Tribuna, en €œLetra minúscula€.
Yo le sigo hasta por la calle, no os digo más€Ś

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: