Blog autor

Blog de @clapformarta

Tribuna de Salamanca

Hola...

Como no hemos sido debidamente presentados, os haré una breve introducción de mi trayectoria periodística que es exactamente ninguna.

Siempre me gustó hacer rayajos con el boli, pintorrojeaba todo lo que caía en mis manos, me atrevía hasta con el gotelé. Fue así como decoré un melón que mi madre lució orgullosa en el frutero de la cocina, hasta que la chica que nos cuidaba se lo llevó a su pueblo para echárselo a las gallinas. A los 8 años tomé la Comunión y me regalaron un diario con candado y llave, en el que solo escribí la primera hoja.

Gracias también a la escritura, pero de infinitas chuletas, terminé el instituto y viendo que me gustaban más los rotuladores que el boli, me hice de Bellas Artes. No sabía yo que iba a pasar 5 años argumentando garabatos calcados a los que hacía en el melón...

Todo cambió el día que mi hermana trajo a casa un Mac y más por oficio que por talento me hice diseñadora; Después abrí un blog, porque me levantaba todos los días con dolor de barriga y me dijo el médico, que eso eran palabras que se quedaban ahí, atravesadas y por último me hice un twitter (@clapformarta) porque era gratis. Y ahora€Ś bueno, ahora estoy aquí.

Hablemos del día de San Juan de Sahagún. Ese día en el que los salmantinos honramos a nuestro patrón con una romería al Ikea. Se sale con la fresca con una lista de cosas para ti en una mano y otras tantas que te encarga tu vecina, tu primo, la de abajo y tu cuñao en la otra, por aprovechar el viaje... Se hace uno el recorrido completo, que esa parte es un rollo, porque solo apuntas, luego vas al meollo que es donde están las servilletas y los cojines y ahí ya arramplas con lo que has venido a buscar que es todo lo que no tenías apuntado y dos tazas de desayuno.

Como se te han olvidado los recados y ya estás en la cola para pagar, a tu vecina, a tu primo, a la de abajo y a tu cuñao, los despachas con un: no quedaba en wengué (truco). Ah! Y no se te olvide recoger tu premio por 9 horas de trabajos forzados, el perrito caliente del final es lo mejor!. Llega uno derregao, pero es una bonita experiencia que todo salmantino debe hacer una vez en la vida. Y la verdad, no sé que tiene que envidiar esta tradición a esas estupideces que hace la gente como tirarse tomates, tocar el tambor y correr detrás de un toro, con lo que une la serie Lack y la estantería Billy.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: