Blog autor

Blog Ana Belén Martín

Tribuna de Salamanca

La autoestima de los peques

Esta semana he llevado a cabo un taller – conferencia en la Escuela de Padres de Villa San Agustín, una encantadora guardería de nuestra ciudad. Estuvimos viendo las distintas formas en que los padres pueden fomentar la autoestima de los más pequeños y me ha parecido interesante compartir con todos vosotros algunas de las conclusiones más importantes de este tema.
Debemos recordar que la autoestima, en términos muy sencillos, es la valoración que cada uno hace de sí mismo, de manera que una persona con una sana autoestima hará una valoración general positiva sobre su persona y estará satisfecho con sus pensamientos, sus emociones y sus acciones o comportamientos.

Los padres tenemos un papel fundamental para el adecuado desarrollo de la autoestima de nuestros hijos, tanto a través de nuestra propia autoestima individual (puesto que somos modelos para ellos), como a través del estilo educativo que habitualmente utilicemos en la educación y convivencia con nuestros peques, siendo el estilo asertivo el más indicado.

Una vez dicho esto, podemos tener en cuenta las siguientes indicaciones de cara a fomentar que nuestros hijos desarrollen una sana autoestima:
  • Elogiar y no ridiculizar.
  • Descubrir sus cualidades.
  • Alentarle a que se diga cosas agradables a sí mismo.
  • Mejorar su imagen corporal.
  • Mejorar otros comportamientos.
  • Ayudarle a autodescubrirse.
  • Ayudarle a tolerar frustraciones.
  • Enseñarle a sentirse orgulloso de sus logros.
  • Enseñarle a identificar bien cuáles son sus emociones y sentimientos.
  • Valorar sus opiniones.
  • Su hijo debe sentirse un miembro importante de la familia.
  • Mantener comunicación fluida con su hijo.
  • Celebrar sus éxitos.
  • Evitar la sobreprotección.
  • Los padres deben ser buenos modelos de autoestima.
  • Mostrar flexibilidad ante el comportamiento de los hijos.
  • Conocer bien a los amigos de nuestros hijos.
  • Dedicarle el tiempo necesario.
  • Fomentar que se relacione con el grupo.
  • Fomentar su creatividad.
  • Ayudarle a proponerse metas.
  • Enseñarle a ser responsable.
  • Interesarse por cómo le va en la guardería o en el colegio.
  • Fomentar la autonomía personal.

Sin embargo, cometeríamos un error si no cuidamos nuestra propia autoestima además de poner en práctica lo indicado anteriormente. Si el adulto está bien, si se siente a gusto consigo mismo, aumenta la probabilidad de que el niño sea feliz y se comporte de manera adecuada. Para ello, es necesario que nosotros, como padres, tengamos presente lo siguiente:
  • Eliminar los sentimientos de culpa.
  • Olvidarnos de los “deberías”.
  • Reservarnos un hueco para nosotros y lo que nosotros necesitamos.
  • No olvidarnos por completo de nuestros propios proyectos.
  • Formarnos como padres.
  • Aprender a reflexionar sobre lo que nos sucede y el por qué de ello.
  • Decirnos cosas agradables a nosotros mismos.
  • Cuidar la relación de pareja.

Claro está que aquí tenemos un resumen muy breve con unas sencillas indicaciones pero, si alguno de vosotros necesita más información o quiere alguna aclaración, como siempre digo, no dudéis en escribirme un email a info@algazarapsicologia.es. Estaré encantada de atenderos.

Feliz semana

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: