Csierramoreno80x111 original

Andadas

Celia Sierra Moreno

Asturies… La Tierrina

No recuerdo cuándo fue la primera vez que fui a Asturias. Era pequeña. Bastante pequeña. Lo suficientemente pequeña para no recordar lo que sentí cuando pisé por primera vez el paraíso. Y la verdad es que lo siento. Siento no tener ese recuerdo, pero supongo que no es muy distinto a lo que siento cada vez que vuelvo.

 

Asturias es ese lugar que se mete en tus entrañas y se hace un hueco en tu corazón. Asturias es el lugar donde he visto los pueblos más bonitos. Donde he comido el mejor pescado. Donde he aprendido a escanciar sidra y donde han nacido muchas de las personas más importantes de mi vida: el primer trabajo que tuve fue cuidando a una niña que era asturiana. La primera persona que conocí en la facultad, y que se convirtió en una de mis mejores amigas era asturiana. Buena gente que entró en mi vida y convirtió a una abulense de nacimiento en asturiana de adopción.

 

¿No hay un refrán que dice que “algo tendrá el agua cuando la bendicen”? Pues con Asturias pasa algo similar.

 

Oviedo es, probablemente la ciudad más limpia de todas las que he visitado. Me supone un auténtico placer dar una vuelta por la calle Uría, fotografiar la plaza de la Catedral y hacer el payaso imitando el pose de estatuas como la de la Regenta o la de Woody Allen.

 

Tengo una amiga que probablemente no me perdonaría si no hablara de Santa María del Naranco o San Miguel de Lillo, situadas a las afueras de la capital y que son las dos joyas mejor conservadas del prerrománico asturiano.

 

Sin embargo, para mí, el mayor encanto de Asturias reside en sus pueblitos, en sus prados, en ver les vaques pastando y sentir que podría pararse el tiempo y que no estaría mejor en ningún otro sitio.

 

Me encanta pasear por el puerto de Cudillero y ver el pueblo desde abajo. Parece que está colgado…. hay un pasadizo, de aproximadamente un kilómetro que une el puerto con la entrada del municipio. Ciertamente se ataja, pero te pierdes todo el encanto.

 

Y perderte por las calles de Lastres… esas que se hicieron famosas gracias a la serie Doctor Mateo. Todos los que han paseado por el pueblo te hablan de que han visto la panadería de la serie o la casa de la protagonista, pero nadie te habla de las agujetas que tienes el día siguiente después de haber bajado y subido por esas escaleras tan empinadas… pero hasta las agujetas duelen menos en Asturias. O al menos se pueden mitigar con sidra y gambitas!

 

No podéis dejar de visitar Tazones. Es un pueblo minúsculo, muy cerca de Villaviciosa. Su atractivo reside en lo pequeño que es, en las casas de colores y en el gran número de restaurantes que hay en él. Casi más que casas. Si me permitís una recomendación, acercaos a comer un día a este pueblo. Y hacedlo en la Mar Bella. El camarero es un chico súper simpático que me recuerda mucho a Melendi y que tiene tanta idea de escanciar sidra como yo. Osea ninguna! Pero hace el mejor arroz con bogavante que he probado nunca así que compensa lo de la sidra.

 

Ribadesella, mundialmente conocido por ser la meta del descenso internacional de piraguas que se celebra en agosto y que tiene un paseo marítimo perfecto para pasear en silencio escuchando sólo las gaviotas y las olas en la playa.

 

Llanes con sus cubos de colores y sus calas; Luarca y sus edificios tan característicos; Luanco, Candás… el Cabo de Peñas… todos y cada uno de los rincones de la costa asturiana merecen la pena ser visitados.

 

Y sin embargo, donde me podéis encontrar si me pierdo, es en el Parque Nacional de los Picos de Europa. En cualquier parte entre Cangas de Onís y Panes. Donde el verde es más verde y las montañas son tan imponentes que contemplándolas piensas en que es normal que la Reconquista comenzara allí… debió ser imposible para los musulmanes atravesar esos riscos!

 

Debéis dedicar un día entero de vuestra visita a la zona de Covadonga. Ir a ver a la Santina, poner una vela y bajar las escaleras hasta el estanque, beber de la fuente de los siete caños y preparar la boda, porque hay una poesía que dice algo así como La Virgen de Covadonga tiene una fuente muy clara, la niña que de ella bebe, dentro del año se casa. Y conozco a una que se le cumplió. Yo ahí lo dejo.

 

Y después de eso subir a los lagos, donde se disfruta de la naturaleza en estado puro y donde se puede degustar el mejor queso elaborado por los pastores en un chiringuito cerca del lago Ercina.

 

De bajada, parad en el Mirador de la Reina; de verdad, es como estar en la cima del mundo.

 

Pero sin lugar a dudas, lo mejor de Asturias es su gente. Esa gente que te abre los brazos y el corazón y que te dan algo que no sé qué es, pero que te engancha a ellos. Y yo sé que estoy ligada a esa gente probablemente de por vida.

Comentarios

Arantxa M. 25/04/2013 11:32 #2
Por algo dicen que... Asturias es España, lo demás, tierra (re)conquistada.
polo 15/03/2013 21:32 #1
habras ligado es asturies

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: