Silueta original

Abriendo alamedas

Hugo Crespo

El traje nuevo

Que el cambio político lo protagonice una generación más joven no excluye a los más mayores, pero su relevancia será menor. No pueder ser protagonista del cambio la Generación que ya protagonizó el suyo, la Transición. Si ésta, como traje, se nos ha quedado pequeña, hará falta un traje nuevo.

            En los cambios que están por venir hay un componente generacional muy importante. Las encuestas electorales señalan a PP y a PSOE como refugio de voto para personas mayores de 55 años, algo significativo que no es casual. A pesar de ir teniendo ya una edad (29 años) muchas discusiones políticas con compañeros y familiares que participaron o padecieron la Transición acaban zanjadas con un «no tienes ni idea»; como no viviste aquello, no puedes opinar. O votar, porque con nuestra Constitución pasa lo mismo, se mira pero no se toca.

 

            Aunque preguntarse por lo que se hizo (o por lo que no se hizo) en la Transición pueda parecer injusto, nada más lejos de la realidad. Hay que entender el porqué se hizo para poder avanzar. Si nuestros mayores no pudieron o no supieron hacer las cosas de otra forma debemos saber las razones. Pero claro, curiosear entre las costuras del traje de la Transición va en contra del relato histórico hegemónico, que siempre ha marcado y determinado las cosas de las que se podía o no se podía hablar, silenciando las posturas disidentes y reduciéndolas a la marginalidad, o al menos intentándolo (que le recuerden a Anguita y a IU lo de la famosa “pinza” inexistente).

 

           En el relato que nos han contado hay un fuerte elemento generacional, en parte por eso las encuestas muestran esa fractura en la opción del voto, y en parte por eso lo que está por venir, sea lo que sea, no vendrá de la mano de la generación de la Transición. En el cambio será protagonista otra generación, la generación que no votó la Constitución, esa a la que como mucho le quedarán las migajas. No se entienda mal: que una generación sea protagonista no excluye a las demás, de hecho, es necesaria la experiencia de la gente más mayor, pero su papel, por una cuestión meramente biólogica, será menor.

 

            Si el traje de la Transición nos queda pequeño y se le saltan las costuras, ¿qué hacer? Pues hacernos un traje nuevo, a medida de las nuevas necesidades y de los tiempos que vivimos. Eso, en resumen, es un proceso constituyente. Si no votaste la Constitución, si estudiaste y estás en paro, si no vas a tener una pensión, si jamás accederás a una vivienda, si no podrás tener hijos con tu sueldo, si no tienes sueldo, si vas de trabajo precario en trabajo precario, si el único futuro que te espera es no tener futuro, no tengas miedo y hazte un traje nuevo.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: