Pablo garcia original

A través del Cine

Pablo García Conde
Blog de Pablo García Conde. Críticas de cine

Frío suspense

Por momentos intrigante y en su mayor parte convencional, El hipnotista supone el regreso del director sueco Lasse Hallström a su tierra natal. La historia gira en torno a Erik, un hipnotizador que ha de regresar al método que le hizo ganarse fuertes críticas. Gracias a ello consigue dar pequeños saltos adelante a través de la investigación de un asesinato múltiple que conduce además al rapto de su hijo.

 

El director de Chocolat, Querido John o La pesca del salmón en Yemen, su anterior título, regresa a Estocolmo para rodar, además, en sueco un thriller que indaga en los intentos por dar respuesta a los crímenes acaecidos. Para ello, el director opta por dar una gran implicación al policía que lleva el caso, aunque sin profundizar en ningún momento en su vida o su pasado. Donde sí tenemos una historia que se nos va mostrando a lo largo del film es en la familia de Erik: un matrimonio a punto de romper por culpa de los ecos de una infidelidad, cuyo hijo siente predilección por su padre y que finalmente será raptado. La unión definitiva de la pareja es posible gracias a este factor que, junto al método usado por Erik sobre su esposa, lograrán encontrar a su hijo. Estamos ante una película que no se aprovecha del susto fácil, sino de un guión (basado en la novela de Lars Kepler) donde prima el juego por el suspense, la investigación policial y familiar y la reconciliación de un matrimonio al perseguir un fin común. No obstante, pese a vernos enfrentados ante dos casos diferentes que hemos de construir (el asesinato de la familia y después el rapto del niño), la historia carece de fuerza narrativa suficiente para mantener el interés durante las dos largas horas de metraje. Los personajes no me producen casi ningún interés, se caen bajo sus propias carencias. La mujer mojigata e insegura, fracasada en sus intentos por mantener un matrimonio estable y el cariño de su hijo y sus momentos de desesperación ante la pérdida de éste, refleja una construcción de los roles deficiente y superficial (no sólo de los protagonistas, la hermana y la madre manipuladora tampoco prometen gran introspección ni personalidad). Ante la resolución final, son los policías quienes ponen la guinda en el instante en que llegan a socorrer a la familia justo cuando todo ha terminado, dejando de lado cualquier posible dramatismo y obviando una situación casi cómica. Si algunos momentos de tensión dramática pueden dar un rastro de esperanza para aportar algo diferente y novedoso, las situaciones restantes dejan entrever un guión bastante convencional, una historia muy manida y una atmósfera general carente de interés. La vuelta de Hallström a tierras escandinavas ha dado como resultado una película pobre y muy, muy fría.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: