Pablo garcia original

A través del Cine

Pablo García Conde
Blog de Pablo García Conde. Críticas de cine

50º Festival Internacional de Cine de Gijón (FICX50)

Festival de cine de gij%c3%b3n detail

El quincuagésimo Festival Internacional de Cine de Gijón acogió durante nueve días una gran variedad de películas reunidas en diferentes secciones, un público y una ciudad entregada para la ocasión, y, sobre todo, muchas, muchísimas ganas de disfrutar del cine y hablar sobre cine.

Acaba de finalizar el último de los grandes festivales de cine en España. El quincuagésimo Festival Internacional de Cine de Gijón acogió durante nueve días una gran variedad de películas reunidas en diferentes secciones, un público y una ciudad entregada para la ocasión, y, sobre todo, muchas, muchísimas ganas de disfrutar del cine y hablar sobre cine.

El día 16 de noviembre comenzó el festival con la gala de inauguración presentada por la actriz Leticia Dolera, y con la presencia de María León y Alejo Sauras, que dejaron paso a la aclamada película que sirvió de apertura: Beyond the Hills, del rumano Cristian Mungiu. Se daba por iniciado un festival polémico, pues el cambio de gobierno en Asturias también trajo consigo un nuevo director del evento gijonés: Nacho Carballo, en sustitución de Luis Cienfuegos.

Dejando de lado problemas políticos más que cinematográficos, los cincuenta años del festival no han obstaculizado la proyección de grandes películas y, por supuesto, con el acompañamiento de excelentes invitados. Aparte de la sección oficial, otras secciones, algunas también con sus respectivos premios, enriquecieron el panorama cinéfilo: Animaficx (selección de películas de animación), Rellumes (películas que podían haber llegado a estar en la sección oficial) o Enfants terribles, entre otros. No faltaron las retrospectivas sobre diferentes cineastas consagrados, como el iraní Amir Naderi o el checo Juraj Jakubisko, ni tampoco una selección propiamente asturiana.
No podría comparar, en cuanto a la calidad, la edición de este año con años anteriores. Mi experiencia se remite a esta reciente edición de la que puedo destacar su buena calidad y organización. Un programa heterogéneo y con películas para todos los gustos que muestra un festival de Gijón quizás más debilitado por estar a la cola de los festivales en lo que a la cronología se refiere (están aún recientes el Festival de Cine de San Sebastián y el Festival de Cine Europeo de Sevilla), pero que aún así ha reunido algunas de las mejores películas del año de determinados países.

Así, Beyond the Hills, que viene de ganar en Cannes el premio al mejor guión y a la mejor actriz, demostró la gran calidad de un director como Cristian Mungiu con varias películas tras de sí. Para algunos demasiado larga, pero, no obstante, con un guión (narrativa y técnicamente) muy pensado, hasta el extremo de combinar perfectamente los recursos disponibles (travellings, fuera de campo, alguna situación cómica) con la historia que cuenta: Alina, enamorada de su amiga Voichita, va a buscarla a una secta ortodoxa.
La contradicción existente entre la moral eclesiástica y el encontronazo con la extraña que no comparte sus ideas desestabiliza hasta tal punto la comunidad que ésta acaba hundida en sus propias miserias.

Otra gran película proviene de Afganistán: The patience Stone, del director Atiq Rahimi. Cuenta, a modo de monólogo interrumpido, un periodo en la vida de una joven chica afgana casada con un hombre mucho mayor, postrado en la cama en un estado de inconsciencia. Gracias a sus palabras conocemos su penosa vida, sus amarraduras en una sociedad machista, opresora y sin libertad de expresión en ningún sentido.

Por otro lado está Epilogue, una historia israelí sobre dos ancianos pobres que no cesan de luchar por los ideales solidarios de toda la vida, hasta que la luz de la ternura y el amor les hace optar por sí mismos y dejar los demás asuntos a las nuevas generaciones. Un guión estupendo traducido a la pantalla de manera espléndida, sin esconder la crudeza de dos individuos abocados a la soledad y a la muerte.

Por último hay que destacar otra gran obra, esta vez venida de Bosnia-Herzegovina: Children of Sarajevo, un relato sobre dos hermanos herederos de un pasado bélico como consecuencia del conflicto de los Balcanes. Algunas imágenes documentales nos lo recuerdan, pero siempre como un eco que nos remite al presente, y nos hace cuestionar la vida de Rahimi, su decisión voluntaria de llevar velo, y su joven hermano Nedim, un chico con problemas de adaptación a quien su hermana debe cuidar. La representación de los conflictos sociales, la vida de los desamparados, la filmación realista cámara en mano, e incluso el uso (y no uso) de música, nos evoca lo mejor de los hermanos Dardenne.

En la sección oficial también hubo tres películas españolas, aunque pensamos que se trata más de una cuestión de cortesía hacia la industria local que a una cuestión cualitativa: La venta del paraíso (Emilio R. Barrachina), Viaje a Surtsey (Miguel Ángel Pérez y Javier Asenjo) y la muy pobre 88 (Jordi Mollá), que provocaba más risa que miedo. Finalmente, en la gala de clausura, presentada por Toni Garrido y Norma Ruiz, se entregaron los premios de las diferentes secciones.

El de mejor película, después de una larga deliberación de seis horas por parte del Jurado Internacional, fue para About the pink sky. Mucha fue la sorpresa por este otorgamiento al film japonés, aunque el resto de premios se repartieron justamente entre las demás competidoras: mejor actriz para Golshifteh Farahani (por The Patience Stone), mejor actor para Yosef Carmon (Epilogue), Lee Sang-Woo (Barbie) consiguió el de mejor director, mejor dirección artística para Dragan Denda (Djeca), Amir Manor (Epilogue) se alzó con el premio al mejor guión, y el Premio Especial del Jurado fue para Beyond the Hills. Aunque en número de galardones, The Patience Stone se llevó sin duda la palma: no sólo el premio a la mejor actriz, sino que consiguió encandilar tanto al Jurado FIPRESCI como al Jurado Joven.

No hay que olvidar los cortos, donde destacó Abgestempelt (Punched), que se llevó los premios del Jurado Internacional y del Jurado Joven. A ritmo de fuegos artificiales en el estupendo patio del Laboral gijonés, con la posterior gala y la proyección de la película Between us (del estadounidense Dan Mirvish), se clausuraba esta quincuagésima edición del Festival de Cine de Gijón. No sólo hemos disfrutado del cine, sino que también hemos podido resolver dudas con los directores de algunas películas: el jovial Lee Sang-Woo, director de Barbie, el amable y atento Atiq Rahimi o el buen director Amir Manor, entre muchos otros.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: