Paula calle original

A piñón fijo

Isabel de la Calle
Blog de Isabel de la Calle.

Las €˜currantes€™ y sus días de gloria

Los que habéis leído este modesto blog con regularidad sabéis que me faltan palabras cuando quiero hablar de lo que Amaya Valdemoro ha hecho por el basket femenino y lo que genera su juego en el ánimo de los espectadores. Pero hoy no voy a hablar de ella, sino de alguien que curiosamente lleva a su lado muchos años, aunque genera menos flashes de las cámaras. Ella es Elisa Aguilar.

Muchos de los aficionados que ahora llenan WĂźrzburg quizá no recuerden que la eterna directora de juego en el gran rival de Avenida durante 9 años €“Ros Casares- jugó un día en Salamanca, aunque vestida de rojo, no de azul.

Recuerdo perfectamente a la base madrileña cuando hace 12 años (!doce nada menos!) llegó a Salamanca para jugar en Halcón Viajes. Con 24 añitos, su físico distaba mucho de la poderosa jugadora que es ahora. Y es que hasta en eso Elisa es €˜terca€™€Ś y lista. Porque el baloncesto ha evolucionado, y mucho, y ella ha sabido hacerlo con él. Ahora es más físico y rápido, para lo que el cuerpo de Aguilar se adaptó a ello.

Elisa Aguilar, Rivas Ecópolis, basketLa madrileña €“y €˜atlética€™ a muerte- es de esas jugadoras discretas fuera de la cancha, que aparentemente no generan grandes pasiones. A pesar de estar tan cerca siempre de Valdemoro, es justo lo contrario a su compañera y amiga. Pausada, tranquila y reflexiva, es una €˜currante€™ de este deporte. Y una tía lista. Sino no se llega a lo más alto con 35 años (hará 36 en octubre).

Aguilar no es una base explosiva, como lo es Silvia Domínguez, ni siquiera impone un físico privilegiado para ese puesto, como le sucede a Marta Xargay, pero es capaz de pasar por encima de ambas en otras muchas cosas. El trabajo ha generado un lanzamiento triple espectacular, que entra como un cuchillo, al tiempo que defiende con dureza siempre.

Ahora, en la parte final de su carrera, lejos de aquel Ros Casares en el que lo ganó todo €“salvo la Euroliga-, Aguilar ha vuelto a su casa y desde allí ya ha ganado una Copa de la Reina.

Ahora, este domingo mismo, tiene una nueva oportunidad de subrayar con trazo firme una trayectoria inigualable. Elisa, con un papel memorable, ha sido una de las artífices del paso de Rivas Ecópolis a la gran final de la Euroliga donde se verán las caras con el gran favorito para el título, precisamente su exequipo, Ros Casares.

Pero el golpe encima de la mesa ya está dado. Aguilar ha llevado a las ripenses a competir hasta el último día y me alegro infinito.

Es el día de gloria de una €˜currante€™ de esto.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: