Paula calle original

A piñón fijo

Isabel de la Calle
Blog de Isabel de la Calle.

ÂżUltras? Sí, por supuesto

Han pasado seis días pero no olvido. Ni sus capuchas, ni sus pañuelos tapando media cara, ni su intimidación a los jugadores de la UDS ni, sobre todo, sus insultos. Entonces les llamé 'ultras' y recibí muchas críticas. Ahora lo repito cada vez más segura porque denominarles 'aficionados' de Salamanca sería un insulto a los que lo son de verdad.

Lo que sucedió tras el encuentro entre la UDS y la Gimnástica Torrelavega fue de todo menos algo relacionado con el deporte. Al menos con lo que yo entiendo por deporte.

Yo misma, como aficionada a la UDs además de periodista, salía indignada del estadio tras ver un nuevo empate del equipo charro que seguía sin lograr vencer en el Helmántico después de seis partidos ya. Además, esa semana estaba el ambiente 'calentito' por las fotos que se habían publicado con Iñaki Muñoz y Jonay de copas el viernes antes del choque y el posterior desmentido del club y los propios jugadores el mismo día del partido.

Llovía sobre mojado, que se suele decir.

La imagen no fue, desde luego, la mejor a la hora de calmar los ánimos de una afición que sufre con este equipo y que ve como el futuro es cada vez más negro. Una afición que soñaba con imponer el nombre y la historia del Salamanca en Segunda B para subir lo antes posible a su división más 'visitada', la categoría de plata del fútbol español.

Sin embargo, y así lo señalé durante la retransmisión en directo del encuentro, la afición salmantina estuvo de 'chapeau' durante los 90 minutos del choque ante los santanderinos. Pitó al principio, al final y algunas decisiones de Balta desde el banquillo, pero el resto del tiempo trató de animar (no es fácil, ni mucho menos) a su equipo en mitad de ese ambiente gélido que se respiraba.

Pero fueron una veintena de energúmenos los que al finalizar el choque esperaron en torno a una hora a los jugadores a la salida del vestuario. En una hora ya no están 'caliente'. En una hora si haces lo que esta gente hizo es porque te sale así de dentro.

Y no me molestó que llevaran las caras cubiertas (Âżesconden algo?) o que se presentaran amenazantes ante los periodistas como si fuéramos enemigos suyos... lo que de verdad me puso la carne de gallina fueron los insultos hacia los jugadores y los compañeros con palabras que prometo no haber usado jamás ni haber escuchado a mi alrededor nunca. A mí misma me tocó aguantar casi pálida lo que decían, supongo que por ser la única mujer entre los periodistas en asomar por allí la cabeza... vete tú a saber.

Pero, lo que terminó de ponerme la piel de gallina fue ver como estos pocos 'angelitos' seguían a los futbolistas de la UDS hasta sus coches y los rodeaban... Âżdebe aguantar un jugador este tipo de acoso? Yo, desde luego, no creo que haya nómina suficientemente grande que ayude a sobrellevar eso.

!Ah! Se me olvidaba puntualizar que, entre los de la cara tapada, había alguno que llevaba de la mano a un niño que no pasaba de diez años... Sin comentarios, Âżverdad?

P.D. A quien corresponda, le digo: Igual que el autobús del equipo rival está protegido 'dentro' del cordón de vallas que hay entre los vestuarios y el aparcamiento general, ahí mismo metería yo también los coches de los futbolistas salmantinos. Con vivir la experiencia de este sábado una vez creo que es más que suficiente.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: