Silueta juliocesar original

A mí que me registren

Julio César Izquierdo

Paraíso Fronterizo (Segunda Parte)

Como decía el otro día, el Paraíso Fronterizo se ubica entre las comarcas de Tierra de Campos y el Cerrato y he notado un interés creciente por descubrir dónde estaba el susodicho.

Ya saben que el que suscribe ha tenido acceso, entre otros legajos, a un documento manuscrito en el que se repite un código de cinco letras y siete números. Sospecho, y no soy el único, que ahí está la madre del cordero.

 

La primera de ellas es una G, que a priori no nos aporta ningún dato de interés. O quizás sí. Por lo tanto, procederemos a estudiar cada una de las letras y después cada uno de los números para ver si así damos con el lugar de referencia, pues recuerdo que mi confidente me confió lo que parece un códice, pero no me dio más información. Sea como fuere, yo creo que la G no es más que una apariencia y habrá que ir atando cabos para saber qué nos aporta la misma. Como prefijo, denota “mil millones”, aunque también designa la base nitrogenada guanina, una de las cuatro bases que forman el genoma humano. Claro que la G, según los científicos matemáticos, puede hacer referencia a la constante universal gravitatoria, si bien para el gnosticismo su equivalente numérico es el 4 y representa al Tetragrámmaton. Y por alguna extraña razón, mi instinto me dice que las últimas opciones comentadas pueden ser las más viables.

 

El gnosticismo, como podrán comprobar en cualquier enciclopedia, es un conjunto de corrientes sincréticas filosófico-religiosas que llegaron a mimetizarse con el cristianismo en los tres primeros siglos de nuestra era, convirtiéndose finalmente en un pensamiento declarado herético después de una etapa de cierto prestigio entre los intelectuales cristianos.

 

En efecto, puede hablarse de un gnosticismo pagano y de un gnosticismo cristiano, aunque el más significativo pensamiento gnóstico se alcanzó como rama heterodoxa del cristianismo primitivo. Respecto al Tetragrámmaton, apuntar que se trata del nombre del dios Yahvé en  hebreo, si bien los lingüistas podrían darnos unas clases magistrales sobre el tema y que ahora no tienen cabida, pero no descarten la posibilidad, que quizás nos puedan ser de gran ayuda para desenmarañar el significado real de las letras. Entonces, ¿qué significa la G? A lo mejor quiere decir lo que por tal entendemos todos, pero sería muy evidente y no considero tal posibilidad.

 

La segunda de las letras es la P, con la podemos hacer muchos juegos de palabras, pero volvemos a las andadas y tendremos que agudizar los sentidos y los conocimientos para desvelar su verdadera intención interpretativa. La P es el símbolo del fósforo y en física se utiliza como abreviatura de la presión o de la cantidad de movimiento. Asimismo, en la teoría de la complejidad computacional, representa la clase de complejidad de tiempo polinómico, lo que hace que el rizo se haga bucle. ¿Estará ahí la clave? La teoría de la complejidad computacional es la rama de la teoría de la computación que estudia, de manera teórica, los recursos requeridos durante el cómputo de un algoritmo para resolver un problema. Los recursos comúnmente estudiados son el tiempo y el espacio.

 

Y precisamente, tiempo y espacio es lo que ya no nos queda. Mas no se preocupen, en próximas entregas seguiremos con el análisis para ver si entre todos damos con el punto exacto del Paraíso Fronterizo.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: