Silueta juliocesar original

A mí que me registren

Julio César Izquierdo

MÁS DE LO MISMO, QUIZÁS... a saber

Pues ya está. Toma 2015. Así, a pecho descubierto, de sopetón. No lo piensen. No hay marcha atrás. Lo mejor, como siempre, mirar hacia adelante, disfrutando del momento presente pero sin perder la óptica del futuro cercano.

Planes a más largo plazo quizás no interesen. No se puede perder la vida pensando siempre en el mañana porque te pierdes lo inmediato, el hoy, el ahora.

 

Afirman que estamos ante un año nuevo lleno de posibilidades, y de cambios diría yo, pues a pesar de lo que no se exprese, existe un acongojo generalizado en determinados sectores. Tiemblan sillas y puestos. Al tiempo.

 

Por lo demás, qué quieren que les diga, nada nuevo por descubrir y poca chicha que añadir a los comentarios que se brindan desde esta sección de marcado corte rural. Porque casi siempre hablamos de lo mismo, de manera cansina incluso, para regocijo de algunos y pesadilla de otros.

 

Es como predicar en el desierto, como escribir para los convencidos y no llegar nunca con el mensaje al destinatario final. Aunque ya se sabe que algo siempre cala, aunque sea de oídas.

 

Ya vendrán ya, por supuesto, a prometer el oro y el moro, los unos y los otros, los de la tercera vía también. Y se encontrarán con lugares que tal vez conocían, con menos gente y población, porque el desierto, aunque no tenga arena, también puede avanzar y avanza. Es una losa que se hace tapial y que no tiene arreglo.

 

Por lo tanto, como consejo, no hagan más planes para frenar la sangría rural, que ya se ha visto que ni funciona ni interesa. Queda muy bien en el papel, pero después nada de nada. Y ya sabemos que la solución no es sencilla, y menos ahora, pero un poco más de entrega hubiera estado bien. Que al menos pareciese que se creían lo que estaban diciendo. Por fortuna para unos pocos, el alfoz de la capital crece y/o se mantiene. Los demás, son supervivientes que ven peligrar una forma de vida que no se estudia en la asignatura de "conocimiento del medio".

 

Eso sí, felicitaciones una vez más, a quienes siguen emprendiendo, a todos los que resisten, ya sean alcaldes, miembros de una asociación cualquiera y a los que se aproximan con ganas de arrimar el hombro. Toda ayuda es poca. Mientras tanto, sacaremos jugo a nuestra tierra de sabor, heladas incluidas. 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: