Silueta juliocesar original

A mí que me registren

Julio César Izquierdo

Emprendedur o la vida autónoma

Me han dicho los expertos, los entendidos, que plante semillas de la planta "emprendedur" en la huerta. Parece ser que el producto se da como hongos y tiene buena salida. 

Sus raíces tiran con fuerza y son resistentes al mal tiempo, apenas necesitan agua y se conforman con cuidados muy ligeros. Su fruto aguanta lo que no está en los escritos y una vez que te lo llevas para casa no hace falta ni guardar en el frigo ni nada. Si acaso, sitio fresco. O sea, que a la panera.

 

Parece ser que se trata de una mezcla de "cabreus cebolletis juvenalia", muy afamada por Italia y Portugal y que ha sido importada en auto-stop por camadas de la Erasmus. ¿Qué cómo ha llegado hasta aquí? No me hagan preguntas que no puedo responder. Hablen con su organización agraria.

 

La "emprendedur" es una ecológica reversible de tirabuzón fino que se conocía a finales del siglo pasado como "obreratis asalariadense", dando muy buenos resultados a los patrones, a las constructoras y al crecimiento en general. Y qué tendrá que ver lo uno con lo otro, me dije yo, pero así son las cosas y así me lo confesaron sin penitencia en un confidencial economista de prestigio.

 

Se recolectaban y trabajaban miles de hectáreas y eran vistas, sueltas y revueltas, quincenalmente, en los agostos, por playas y nueva-llores. Pero de unos años para acá, culpa quizás de la contaminación, los topillos o los herbicidas - que no entiendo yo nada-, la planta en cuestión derivó o mutó por el foro y sin mutis hacia una depresión de objetivos sobre la rama adyacente y acocotamiento del género.

 

Todo ello trajo una desaparición masiva de la calidad y la cantidad, con pequeños reductos saneados y un montón de kilos de portentosas proteínas dispersas por el ambiente con muy mal fario y peor genio. Además, en palabras esdrújulas de un gurú de la comunicación, se finiquitaron subvenciones bruselianas y también las de coles, dando carpetazo al tema sin resolverse culpables y afectados.

 

El caso es que la semilla, la cosa, la base, el alto y el ancho, se prodigaron cual gramíneas locas a su son y sin ton, apareciendo con masters de fotosíntesis bajo el tallo en cunetas, barbechos y majuelos de antaño. Dicen que son una variante del "berrus locuaz". La verdad, son muy autónomas.  

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: