Silueta original

35 mm

Boris García

Placeres cenobitas. Las mejores películas de terror

Alien detail

Creo que era James Cameron, en una entrevista dedicada a Aliens, el que decía que la popularidad del cine de terror se debía a la vida acomodaticia que llevamos en el mundo occidental. Me explico -se explica él, mejor dicho-: el ser humano se caracterizaba en sus albores por su debilidad, por su papel de presa fácil dentro de la jerarquía natural. En cierto sentido echamos en falta la adrenalina necesaria en aquellos tiempos para la supervivencia, para poder correr como perros cuando cualquiera de los animales que pululaban por la prehistoria quería hincarnos el diente, y la intentamos sustituir por pasar algo de cómodo miedo en la butaca de la sala de cine mientras comemos unas palomitas, recreándola virtualmente a través de los sufridos personajes.

Con una idea más amplia, se puede decir que el género terrorífico es el medio perfecto para permanecer en contacto con nuestra mitad más oscura y, gracias al efecto catártico de cualquier obra de arte, poder vencerla. Una terapia contra nuestros miedos atávicos, reales o sobrenaturales, que quedan despojados de importancia al abrir los ojos hacia ellos y finalmente volver a arrinconarlos cuando se encienden las luces de la sala. Una terapia contra el mal, no sólo el que nos daña sino también con el que podemos dañar -se experimenta el papel de asesino junto al de víctima, diría yo-, contra lo desconocido y, en definitiva, contra la muerte, que palpita por debajo de todo la muy cabrona. Y de vuelta al día a día más anchos que largos.

 

Les dejo con una pequeña lista personal de las películas de finales del siglo pasado que más cautivaron a quien escribe.

 

Alien, el octavo pasajero, Ridley Scott. Scott tuvo la suerte de darse de morros con el mejor equipo de diseño artístico que pueda imaginarse para una película fantástica. Moebius, que creó las bases de la imaginería de la ciencia ficción actual (ahí es poco), y Giger, el genuino pintor surrealista de los infiernos biomecánicos y padre de la criatura. Junto a la oscura genialidad visual, destaca un argumento simple pero efectista, que consigue desarrollar a la perfección la sensación de angustia. La interpretación más graciosa que he oído acerca del film es la de que simboliza la masculinidad -el alien- en su lucha contra las féminas -la valiente teniente Ripley- A mí simplemente me parece la mejor película de sustos que haya visto.

 

Hellraiser, Clive Barker.  Supuso el debut de Barker, uno de los popes literarios del género, alabado por el mismísimo Stephen King, en la dirección de un largometraje. Parte de su particular visión de la filosofía del Marqués de Sade para crear un argumento inteligente de principio a fin, mientras hurga en la irremediable tendencia del ser humano hacia lo perverso. Trastornadas escenas eróticas en las que se mezclan el placer y el dolor a través de imágenes grotescas, junto a un buen diseño artístico -la caja, por encima de todo- que forma parte ya de la memoria de los aficionados junto al peinado de la novia de Frankestein o las garras de Fredy. El posterior y escaso trabajo del cineasta no la hace justicia, al igual que sus siete u ocho secuelas.

 

La cosa,  John Carpenter. Creo que es uno de los pocos casos en los que un remake supera a la original. Basada en El enigma de otro mundo, dirigida ni más ni menos por  Howard Hawks  y Christian Nyby, introduce la idea de que el extraterrestre puede mutarse en cualquier forma orgánica que desee, lo que consigue dotar a la película de un aire de suspense que su predecesora no poseía, ya que la historia gira en torno a la sospecha por parte los expedicionarios de que cualquiera de ellos puede ser el nada amistoso visitante; atención al soberbio final abierto. Destacan también los alucinantes efectos especiales y de maquillaje, estos últimos a cargo de Rob Botin,  y la mil veces demostrada pericia de Carpenter a la hora de filmar en scope.

 

La mosca, David Cronenberg. Al igual que La cosa, se basa en un clásico al que supera. La historia es totalmente recurrente dentro del género, ya desde la época de  Víctor Frankestein: el mad doctor y su fascinación por el éxito científico que le lleva a consecuencias no tan  satisfactorias como las que esperaba.  Cronenberg le añade sus propias obsesiones personales, la nueva carne otra vez, junto a su también típica y desinhibida forma de mostrar lo grotesco en pantalla, sin cortarse ni un pelo gracias a los FX propios de aquella maravillosa época para el cine bizarro-comercial que fueron los ochenta.

 

El resplandor, Stanley Kubrik. Hay que reconocer que la filmografía de Kubrik no es demasiado extensa. Pero cuando paría una película, siempre creaba una obra maestra del género al que perteneciese, ahí están 2001, Senderos de gloria o El resplandor, por ejemplo. Esta última es un alarde de técnica cinematográfica; el empleo que hizo de la steady-cam supuso incluso un importante desarrollo de sus posibilidades para el cine posterior. Muchos la tildaron de fría, de mero experimento formal, entre ellos el autor del libro en el que se basa, Stephen King. Los no precisamente agradables sueños que me provocaron la claustrofobia del triciclo por los pasillos, el río de sangre del ascensor o el careto de Nicholson asomando por la puerta destrozada me dicen lo contrario.

 

La matanza de Texas, Tobe Hooper. Es cutre, con grano por haberla hinchado a treinta y cinco milímetros, y con un argumento prácticamente nulo. Un freak show de la América profunda con sangre y desechos de pollo por los rincones y caníbales endógamos como maestros de ceremonias. Unos chavales perseguidos sin ton ni son en una granja de los horrores por un energúmeno con una motosierra durante hora y media de metraje. Es exagerada, feísta y desagradable como una pesadilla. Como tiene que ser algo que pretenda aterrorizar.

Comentarios

tatina 21/06/2014 10:43 #1
Eres muy grande, brother, tus sabias letras hiladas con tu ya característico saber escribir y transmitir, han instalado en mis adentros la imperiosa necesidad de un fin de semana de maratón de pelis de terror... va por ti... gracias por compartir algo más de ti... eres grande

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: