Silueta original

35 mm

Boris García

Del papel al celuloide. Las mejores adaptaciones cinematográficas de cómics (1)

Sin city 1 detail

Echando un vistazo rápido a la cartelera de hoy mismo se puede deducir fácilmente que el cine basado en el cómic y alrededores o en su hermana mayor, la novela gráfica –ese curioso eufemismo creado por las editoriales, supongo, para que los talluditos entrados en años no nos avergoncemos de leer tebeos a nuestra edad- está de moda y supone un porcentaje muy alto de la producción hollywoodiense en cuanto a las películas de acción se refiere.

Aprovechando el rebufo de su popularización de los últimos tiempos y el desarrollo de los efectos especiales –mucho más vistoso el tema ahora que en la prehistoria del género en la que éstos casi  se reducían a cartelones onomatopéyicos, como en la hilarante serie de los 60  del Batman encarnado por Adam West, dónde va a parar- las mayors vieron franco el filón y raro es el viernes en el que no nos regalen un nuevo estreno. Como servidor apenas tiene tiempo para deleitarse en estos menesteres tiraré de la filmoteca de la memoria en la pequeña serie de post que sigue, seguramente demasiado subjetiva y parcial.

 

Conan el bárbaro, John Milius, 1982

 

Para empezar, la primera de la lista es una inclusión demasiado cogida por los pelos –del cimmerio, claro- ya que en realidad está basada no en el cómic que todos habremos manoseado siendo niños –el mítico La espada salvaje de Conan- sino en la propia novela de Robert E. Howard. Sea como sea, el guión, perpetrado a pachas por el director y por un jovencito Oliver Stone, se pasó por el forro la historia original en aras de una interpretación muy personal del héroe. El film cuenta con  un inefable reparto encabezado por el señor Schwarzenegger en la plenitud de su físico –y de su carrera, por tanto- que se adaptaba como anillo al dedo al laconismo del personaje, seguido por mitos como Earl Jones o Sidow, y completado con curiosidades como Nadiuska o Jorge Sanz. Tan desnuda como el propio Conan, la peli siempre me pareció una suerte de magnífico espagueti western de espada y brujería con la banda sonora de Poledouris y la preciosa fotografía de nuestras tierras –fue rodada en Cuenca, Almería y Segovia- como principales baluartes. Imprescindible.

 

Sin City, Robert Rodríguez, 2005

 

Frank Miller se apropió los principios del género noir y los regó con más violencia, más crudeza y más explicitud, más rocanrol comiquero, vamos. Valiéndose de un fantástico dibujo en blanco y negro recreó las historias de la ciudad del pecado, en la que pululaban una serie de personajes sin rumbo –detectives conservados en alcohol, como decía Sabina, prostitutas, polis corruptos, matones a sueldo,  asesinos en serie y demás malas hierbas- en sus espirales de salvación o desastre. Como parte activa en su adaptación al celuloide –que contó también con la colaboración de Tarantino, ni más ni menos- el resultado se vio beneficiado por una traslación casi literal de las historias, tan de agradecer, amén de una estética casi calcada de los art books del dibujante. También fue un acierto la elección del reparto; Del Toro, Bruce Willis y un Mickey Rourke rescatado de los infiernos como representación de tipos duros junto a la principal presencia femenina, Jessica Alba, que encarna –nunca mejor dicho- a la perfección la sensualidad de las mujeres de Miller,  que nadie plasmó mejor  en un tebeo, con permiso de Manara, claro.

Comentarios

Tania 25/04/2014 13:15 #1
eres grande tío... me encanta leerte, enhorabuena, vales oro

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: